¿Cómo afectan las pantallas a nuestro día a día?

admin/ enero 30, 2019/ Educación Digital

Hoy os resumo, analizo y doy mi opinión sobre un estudio que presentó ayer la plataforma empantallados sobre el impacto de las pantallas en la vida familiar.

Muchas veces cuando defiendo a capa y espada el desarrollo digital de nuestros hijos me encuentro con el argumento de que desde luego las pantallas nos ayudan a conectar con los de lejos pero ¿qué ocurre con los que tenemos más cerca? Esta preocupación está extendida y de ahí la necesidad de analizar el impacto que las nuevas tecnologías tienen en nuestra casa. La democratización de las tecnologías hacen que ahora convivamos con naturalidad con la IA, dispositivos móviles e internet. Recursos que antaño estaban recluidos en la empresa o en hogares muy selectivos.

De hecho en la mayoría de los hogares hay numeroso dispositivos y es frecuente ver a distintos miembros de la familia consumiendo contenido e interactuando online desde ellos de manera simultánea. Como refleja el estudio:

 

 

 

 

 

Por este motivo puede ayudar tener un “parking de móviles” o una “estación digital” donde todos estos dispositivos estén localizados y concretar los tiempos en los que los vamos a usar.

La realidad es que el entorno en el que nuestra vida familiar se desarrolla es tanto online como offline y nuestros hijos cada vez se mueven con más naturalidad de una dimensión a otra sin apenas diferencias. Por eso es importante como insiste siempre María Zalbidea de Cosiendo la brecha digital, “que no te pillen en modo OFF”. Es algo que los padres a día de hoy no nos podemos permitir, debemos estar preparados para educar en digital. Empezando por el ejemplo y cómo gestionamos la influencia de las pantallas en nuestra vida de matrimonio.

La mayoría de los 1.433 padres consultados, un 56,3%, creen hacer un uso saludable de las pantallas y ser, la mayor parte del tiempo un buen ejemplo para sus hijos. Sin embargo 3 de cada 10 reconocen hacer un uso excesivo de las pantallas.

Educamos más con el ejemplo que con las palabras. Por eso el uso que nuestros hijos vean que hacemos de las pantallas va a ser decisivo para su relación con la tecnología. En nuestro caso no tenemos patrones de conducta que nos puedan guiar al respecto ni como usuarios ni como educadores, por eso es fundamental que nos formemos.

De esta manera, con herramientas necesarias podremos diseñar una estrategia para gestionar la convivencia con las pantallas en casa. A cada familia nos funcionará una cosa, y de hecho con cada hijo puede que tengamos que actuar de manera diferente dependiendo de su perfil tecnológico. Esto es sus gustos, preferencias y habilidades particulares. ¿Sabes qué perfil tienen tus hijos? porque a través de la IA las marcas y empresas con cuyos contenidos interactúa sí lo saben y le ofrecen constantemente propuestas. ¿No te parece interesante poder gestionar tú esas propuestas y acompañar a tu hijo en su desarrollo digital? Para ello observa y habla con tus hijos de tecnología.

Internet y las redes sociales son puentes que se han tendido en torno a las relaciones sociales, acortando distancias y facilitando el contacto con otros. Esto es un arma de doble filo y también expone más a nuestros hijos al ciberacoso y las relaciones con extraños. Siendo este el tema que más parece preocupar a los padres según refleja el estudio que nos ocupa.

El acoso ha existido siempre, sin embargo hasta que la puerta de las redes sociales se abrió los niños encontraban en su casa un espacio seguro y tranquilo donde no llegaban los ataques de los acosadores. Sin embargo a día de hoy los ataques, las difamaciones y los insultos siguen a través de los dispositivos y pantallas con los que interactúan en casa.

En este sentido es fundamental concienciar a nuestros hijos de que el cibersacoso no les puede dejar indiferentes y que deben informar si saben de algún caso. Deben relacionarse con respeto tanto online como offline con todos sus compañeros y no tener miedo si se sienten víctimas porque estamos a su lado en todo el proceso. Desde Gaptain, expertos en educación y seguridad digital tienen un programa llamodo Segureskola dirigido a centros escolares que trabaja la convivencia con las pantallas y la tecnología en el ámbito escolar desde todos sus ángulos.

Sin embargo el ciberacoso o las relaciones son extraños son sólo dos de los peligros a los que Internet expone a nuestros hijos. Por eso es importante conocer estos peligros, hablar de ello con nuestros hijos y por último siempre tener claro que es mejor prevenir que curar.

En resumidas cuentas para gestionar la convivencia con las pantallas en casa debemos:

  1. Formarnos e informarnos sobre educación digital.
  2. Hablar con nuestros hijos sobre tecnología y su relación con ésta para aprender de ellos y conocer su perfil tecnológico.
  3. Diseñar una estrategia que dirija nuestra convivencia con las pantallas en casa.
  4. Predicar con el ejemplo.
  5. Blindar momentos en libres de tecnología para centrarnos en lo importante.

Ser padre en la era digital es apasionante y no estamos solos ante el peligro, ¡ánimo y a por ello!