¿Cuál es el límite entre personal y profesional en redes sociales?

admin/ julio 12, 2018/ redes sociales

Últimamente un tema que sale en todas las reuniones con actuales y potenciales clientes es este: ¿dónde está el límite de lo personal y lo profesional a la hora de crear contenido para tus redes sociales? Y para responder esta pregunta hay que empezar por el principio: tu objetivo en redes sociales.

Es muy habitual ver cuentas que van improvisando, dando palos de ciego y muchas veces subiéndose al carro de tendencias que no les aportan nada. Esto no es más que el resultado de la falta de estrategia.

Como he dicho muchas veces, en social media no hay “café para todos”. Por eso debes tener claro que es lo que más te conviene. El primer paso es conocer y concretar los objetivos que persigues con tu actividad en medios sociales. Y no me digas vender más… Porque te voy a confesar algo: las redes sociales no sirven para vender. Es verdad que en algunas como Instagram ya hay funcionalidades concretas para ecommerce, sin embargo lo que realmente harás será influir en una decisión de compra. La compra se culmina en tu sitio web, no en tu cuenta de Instagram, a todos los efectos.

Algunos objetivos que puedes perseguir y lograr a través de tu actividad en redes sociales son:

  • Conseguir leads, bases de datos.
  • Visitas a tu sitio web.
  • Crear marca.
  • Crear comunidad.

Entre otros, pero para que nos situemos. Esto ya irá dándonos pistas sobre el contenido que deberemos producir y compartir.

Uno de los favores que nos hace nuestra actividad en medios sociales es acercarnos a las personas. Las redes sociales son más sociales que redes, no pierdas esto nunca de vista. Por eso son un medio ideal para humanizar tu marca y mostrar aspectos con los que tus seguidores se puedan identificar. En este punto es donde puede llegar el conflicto interno. Los límites los pone cada uno, habrá gente feliz de mostrar a sus hijos en redes sociales, a sus mascotas o sus casas. Sin embargo otros preferirán mostrar sus últimas compras, restaurantes favoritos o carreras en la playa. La última palabra la tiene cada uno, pero lo importante es procurar evitar que tus cuentas sean un mero escaparate de tu producto.

Mostrándote a ti mismo, poniendo tu cara por delante en algún momento facilitas e invitas a la interacción. Con un logo a uno como que no le sale entablar conversación. Para esto las redes sociales también son fantásticas. Un ejercicio que te puede ayudar a esclarecer qué contenido es pertinente para tus cuentas es el siguiente. Determina los valores de tu marca. Los puedes escribir en post its y pegarlos en una pared, hacer un excel o una lista de toda la vida. Tenlos siempre presentes, en torno a estos valores comienza a crear contenido. Te asegurarás de que transmites la esencia de tu marca y construyes de manera coherente.