¿Protegen nuestros hijos su intimidad en redes sociales?

admin/ octubre 31, 2018/ Educación Digital

El 15% de los perfiles en redes sociales son falsos, lo cual aumenta bastante las probabilidades de que nuestros hijos interactúan con dichos perfiles. Además la huella digital es indeleble y perdura en el tiempo, por lo que es interesante reflexionar con ellos sobre el término “intimidad”.

Intimidad es definido por la RAE como “Zona espiritual íntima y reservada de una persona o de un grupo, especialmente de una familia.”

Me gusta especialmente esta definición y me viene muy bien para el argumento que quiero desarrollar. Ya que la información íntima que nuestros hijos pueden revelar en redes sobre sí mismos tiene una repercusión mayor. Excede su propio ámbito de intimidad para repercutir en el de un grupo de amigos, colegio, o familia. Un ejemplo de esto es el compartir fotos con el uniforme o en las instalaciones del colegio, comentar si se va de vacaciones y a donde, sus planes detallados de fin de semana…

Parece que en la era de las redes sociales la intimidad está infravalorada, si es que en algún caso siquiera considerada. Da la sensación de que si algo no se comparte no se ha vivido. Si no compartimos nuestra vida en streaming no tiene el mismo valor. Por supuesto siempre esperando la aprobación de nuestros seguidores.

Nosotros mismos podemos ser víctimas de esta tendencia si no prestamos atención. ¿Cuánto más nuestros hijos? En edades como la adolescencia en las que la aceptación por parte del grupo se hace fundamental, la combinación con la interacción en social media les hace especialmente vulnerables.

La intimidad, por tanto, cobra importancia y nos urge a nosotros como padres a hablar de ello con nuestros hijos. Hacerles reflexionar sobre qué información comparten, ya que es muy complicado controlar quién tiene acceso a ésta una vez volcada en Internet.

El mejor protocolo de seguridad es, “si no quieres que algo se sepa, no lo publiques. Por muy controlado que creas que lo tienes”.

Sin embargo, pasado este primer filtro hay otros pasos que pueden seguir nuestros hijos para no comprometer su intimidad en redes sociales:

  1. Utilizar una foto de perfil anónima. Esto puedes encontrarlo contradictorio con el post que publiqué sobre la foto de perfil perfecta. Sin embargo, para todo hay una edad y para niños y adolescentes en redes sociales su estrategia de presencia debe radicar en interiorizar una convivencia positiva y saludable con las redes sociales.
  2. Mantener las actualizaciones al día. Muchas veces ignoramos las actualizaciones porque suponen una inversión de tiempo. Sin embargo conviene no pasarlas por alto ya que con ellas las compañías mejoran la seguridad de las apps y eliminan posibles goteras al respecto.
  3. Revisar las condiciones de privacidad del perfil. Mantenerlo lo más cerrado posible ayudará a tener cierto control sobre el contenido publicado. Aunque lo más importante es ayudarles a formarse un criterio sobre qué contenido es adecuado compartir preservando su intimidad y construyendo una huella digital positiva.

Espero que estas pinceladas os ayuden y den herramientas para afrontar el tema de la intimidad en redes sociales con vuestros hijos.